www.fuentepalmera.org
català castellano
 
 

La colonización de Sierra Morena y Andalucía de 1767-1768 y
el Fuero de las Nuevas Poblaciones

Sobre la web y un rincón personal El proceso de la colonización Personajes que intervinieron Información relacionada
Inicio - Contacto - Noticias Motivos de la colonización Campomanes El Sacro Imperio
Mis antepasados La propaganda de Thürriegel (1ª parte) María Anna Immling Principado de Salm
Enlaces - Webs amigas La propaganda de Thürriegel (2ª parte) Olavide Expedición a Kourou
  Las Reales Cédulas Thürriegel Manteístas y colegiales
Sobre Fuente Palmera La ruta de llegada Thürriegel (puntos de vista) Varas y fanegas
El principio Donde se ubicaron   Pies y toises
La reacción de Écija ¿Y aquellos griegos? Fuentes de información  
La formación de la colonia   Bibliografía y enlaces  
    Literatura  

Incluimos esta breve explicación o pincelada porque en la mayoría de textos sobre las Nuevas Poblaciones o sobre la colonización de Sierra Morena y Andalucía se hace referencia, sin más explicación, a una primera remesa de colonos que venían de Saint-Jean-d'Angély como participantes de un proyecto frustrado de colonizar la isla de Cayena (Île de Cayenne en francés) o la Guayana; algunos de estos colonos incluso no habían ni llegado a ir después de haber estado hasta cuatro años esperando para embarcar.

La desastrosa expedición a Kourou (Guayana Francesa) de 1763

 
Una vez terminada la Guerra de los Siete Años y como consecuencia del Tratado de Fontainebleau de 1762 y del Tratado de paz de Paris de 1763 Francia, con Luis XV como rey, cedió la Nouvelle France (Canadá y sus dependencias) a Inglaterra y la Luisiana a España; quedándose solo, en Norte América, con las dos pequeñas islas de Saint Pierre y Miquelon.
El gobierno francés quiso compensar la pérdida de estas posesiones con la colonización de la Guayana Francesa estableciendo en la puerta de sus colonias de las Antillas "una raza de hombres capaces de asistir a la madre patria en sus guerras futuras" para proteger al sur del posible avance de los ingleses del norte, así como, y esto era interés del rey, de poblar las zonas fronterizas con el Surinam los holandés.
Étienne François duque de Choiseul-Stainville, ministro de Guerra y de Marina (1), comunicó secretamente este objetivo a Étienne François Turgot que había sido nombrado Gobernador General de las posesiones francesas en la Guayana.
 
(1) Hay dos personajes que son fáciles de confundir: el Tratado de Paris lo firmó un Choiseul; pero no era el duque de Choiseul. El Tratado de París fue firmado por César Gabriel de Choiseul, duque de Praslin; fue ministro de Asuntos Exteriores desde octubre de 1761 hasta abril de 1766 cuando su primo el duque de Choiseul, cambiándolo por el de Asuntos Exteriores, le cedió el ministerio de Marina.
Étienne François de Choiseul, conde y posteriormente duque de Choiseul-Stainville, fue ministro de Asuntos Exteriores desde diciembre de 1758 hasta octubre de 1761, cuando pasó a ser ministro de Marina y ministro de Defensa (llamado entonces de Guerra) hasta abril de 1766; entonces, conservando el ministerio de Defensa (o de Guerra) cedió el de Marina a su primo el duque de Praslin y recuperó el de Asuntos Exteriores,
Ambos conservaron los ministerios de Marina y los de Exteriores y de Guerra hasta diciembre de 1770.
 

Guyana

Guaiana Francesa

 

Nouvelle France

Es común confundir la Guyana (izquierda) con la Guayana Francesa (derecha). En medio está el Surinam (antigua Guayana Neerlandesa). Esperamos que estos dos mapas ayuden a aclarar la posible duda. Fuente: Perry-Castañeda Library

 

La Nouvelle France antes de la Guerra de los Siete Años y por tanto del Tratado de paz de Paris de 1763. Las posesiones de Francia en azul, las de España en naranja y las de Inglaterra en rosa.
 

Llançament a Kourou - ESA

 

Guaiana Francesa - 1763

Illa de Caiena - 1763

Quién podía pensar y quién les iba a decir a aquellos pobres colonos que llegaron aquí en 1763 que ¡en Kourou al cabo de 250 años estaría el puerto espacial de Europa!. La foto del lanzamiento es de www.esa.int   .Al leer sobre el tema de las Nuevas Poblaciones o de la colonización de la Guayana se habla a menudo de la Isla de Cayena. La ciudad, capital de la Guayana, se fundó en lo que antiguamente era una isla en la desembocadura del río Cayenne (mapa de la derecha).

 

  En el de la izquierda están Kourou y Cayena en un fragmento del mismo mapa (de Jacques Nicholas Bellin - 1763)
     

Los proyectos y la recluta de colonos

En diciembre de 1762 el primer ministro Choiseul escribió a Jacques Pineau de Lucé, Intendente de Alsacia en Estrasburgo, pidiéndole sobre la posibilidad de buscar para las colonias francesas de América a quelques familles allemandes du pays au- delà du Rhin (es decir, algunas familias alemanas de más allá del Rin). El destino era, de momento sin concretar, para las colonias americanas en general.
El primero de marzo de 1763 Choiseul especificó a Lucé que era necesario que estas familias fueran principalmente adecuadas para cultivar las tierras y todas, además, con origen fuera de los territorios de dominio francés, ya que "el Rey no tenía porque poblar las colonias a expensas de la población de sus provincias".
También se estableció una ruta o conducción para los interesados para atravesar Francia, con origen en Estrasburgo y destino en el puerto de Rochefort, donde esperarían para embarcar.
 
Durante todo este periodo de intentar potenciar la colonización de la Guayana Francesa (desde 1763 a 1768) se presentaron varios proyectos de poblamiento. Ninguno de ellos fue definitivo y todos se aplicaron de manera irregular; es decir, se aplicaron sólo parcialmente o no se aplicaron en absoluto.
Tenemos conocimiento de los siguientes planes de población:
con esclavos provenientes de África; según proyectos de M. Nau, comerciante de La Rochelle, o de François Louis Morisse, Subdelegado del Intendente en Cayena
  en 1763.
con gente de la isla de Malta; según proyecto de Étienne François Turgot, Gobernador de la Guayana (1763-1765).
con europeos; proyecto de Alexandre Ferdinand, barón de Bessner, oficial de Francia durante la Guerra de los Siete Años, llegó a Gobernador de la Guayana el año
  de 1782.
con otras opciones combinación de las anteriores; proyecto de Gilbert Guillouet d'Orvilliers, hijo del Gobernador de la Guayana del mismo nombre (1749-1763).
De todos estos proyectos anteriores hubo uno que queremos destacar y comentar (insistimos en que sin ser el único plan de poblamiento que se aplicó), el proyecto que el 5 de noviembre de 1763 presentó Alexandre Ferdinand, el barón de Bessner, pocos días antes de que el primer convoy de barcos con colonos saliera con destino a la "Nueva Cayena".
Este proyecto proponía el ir a Alemania a reclutar a gente del Bajo Rin, pero incluyendo en sus objetivos conseguir gente con posibilidades económicas que, además de ir a la nueva colonia, financiaran a otras familias que conducirían a Cayena pagándoles el tránsito por Francia, así como la ropa, útiles, alimentación y establecimiento en los lugares asignados; el coste de la travesía marítima sería a cargo del Estado. A cambio de esta financiación obtendrían en propiedad, como la menor de otras opciones, un terreno considerable de 1600 arpents (unas 815 hectáreas) para formar un señorío compuesto por un pueblo de 10 familias; la mitad de esta superficie sería propiedad del señor y la otra mitad propiedad de las familias. El señor obtendría además beneficios, provenientes de unos pagos a modo de impuesto sobre aquellas familias, de manera también establecida por el barón de Bessner.
Está claro que un estado feudal y de vasallaje de este tipo no podía funcionar; pese a que el 22 de mayo de 1765 se aceptó oficialmente y posteriormente se llegó a aplicar, los alemanes transportados en ejecución de este proyecto se rebelaron rechazando el vasallaje, el trabajo e incluso el establecerse en los lugares asignados.
 
Para atraer a los futuros colonos se establecieron rápidamente ciertas condiciones ventajosas para ellos. Una relación de estas condiciones la podemos encontrar ya en unos documentos adjuntos a las cartas entre Choiseul y Lucé de finales de 1762 y principios de 1763 que hemos comentado anteriormente. Lo que reproduciremos seguidamente es la traducción de lo que podrían ser aquellos documentos adjuntos; se trata de unas hojas de propaganda a dos columnas, en francés y alemán, sin firma ni fecha, encontradas en una documentación relacionada con Jean-Frédéric Rollwagen, un reclutador acostumbrado a operar por el Bajo Rin, Renania-Palatinado o Alsacia. Rollwagen muy probablemente se encargó, al servicio de otros, de buscar y reclutar familias que quisieran pasar a la nueva Colonia de la Guayana o Nouvelle Cayenne; también había reclutado franceses hacia Rusia y otros destinos, por lo que estuvo en la cárcel de La Bastilla entre agosto de 1766 y agosto de 1769.
A quien ya haya leído nuestro apartado sobre las propagandas de Thurriegel este le parecerá un lenguaje familiar.
 
 

AVÍSO

En cuanto a las ventajas de las familias y de otras personas, ya sean campesinos o comerciantes, que hayan nacido fuera de las tierras del dominio del Rey y que quieran pasar a la nueva colonia de Guayana o Nueva Cayena.
 
Se hará la conducción hasta Rochefort, donde embarcarán, recibirán a razón de tres Sols por legua y por persona, y avituallamiento y alojamiento gratis desde que lleguen a Rochefort, hasta su embarque.
El pasaje por las Colonias les será pagado por el Rey, así como su avituallamiento durante la travesía.
Su Majestad entregará cincuenta Libras por familia compuesta por el padre, la madre y un hijo, y un complemento de diez Libras por hijo de más de las tres personas.
El Rey alimentará hombres, mujeres y niños durante dos años; los seis primeros meses del tercer años la mitad de avituallamiento y los seis últimos meses la cuarta parte.
Su Majestad otorgará a cada familia una casa y tierra para roturar: se proporcionarán todos los muebles, ropa de cama y ropa de mesa y de cocina, así como todos los utensilios y artículos necesarios en un hogar.
Cada habitante contará con un rifle, una bayoneta, un zurrón de caza, una bolsa para las piezas de caza y una cantidad suficiente de pólvora y perdigones, así como cañas de lanzar y redes para la pesca.
También se proporcionarán todas las herramientas necesarias, tanto para el cultivo de la tierra como para el interior de las casas. Se entregarán todos los granos y semillas necesarios para sembrar sus tierras.
Cada persona tendrá dos piezas de vestir completas, una para el invierno y una más ligera para el verano.
También se suministrarán blusas de carretero, chupas, calzones y botines de tela para trabajar, así como un par de botines de cuero.
A cada persona, hombres, mujeres y niños, se les entregarán cuatro camisas y tres pares de zapatos por año.
Los habitantes que quieran volver a Francia o a su país, después de cinco años, serán los dueños, y podrán vender sus casas y tierras para obtener sus beneficios.
Su Majestad les exime de todos los deberes e impuestos.
Se proporcionarán todos los medicamentos necesarios, así como los médicos y cirujanos.
A las familias o personas que quieran llevar dinero para hacer roturar la tierra se les otorgará lo que deseen, y gozarán del mismo tratamiento que otros residentes; y tendremos para ellos todas las atenciones adecuadas, de acuerdo con su estado.
Todas las gentes con oficio, como carpinteros, ebanistas, albañiles, canteros y otros oficios, tendrán tratamientos especiales, según sus conocimientos.
Puesto que habrá mucha de caza en el país, los cazadores que quieran ir allí tendrán un buen trato cuando se den a conocer.
También se aceptarán músicos y otras personas que toquen diferentes instrumentos en los salones de baile y tendrán un sueldo según su valía.
 
 
Los voluntarios reclutados por Lucé no lo eran sólo con destino a la Guayana; su destino era las colonias francesas de América en general. Con el objetivo de colaborar con Lucé en reclutar colonos únicamente para la Guayana, el mes de junio de 1763 fue enviado a Alsacia, por aproximadamente nueve meses, un oficial retirado del regimiento de La Marck llamado Louis François de Bodelschwingh. Bodelschwingh hizo varias estancias en Landau y en Estrasburgo desde donde, con la ayuda de otros reclutadores, enviaba los futuros colonos alemanes hacia Lucé. En relación con su gestión tenemos constancia del siguiente manuscrito como proyecto de propaganda impresa y preparada para repartir; según el texto completo del manuscrito esta propaganda debía incluir un mapa de la Guayana francesa y debía ser "grabada en madera, a la manera alemana, con algunos relieves de casas rústicas de la Guayana".

Propaganda de Bodelschwingh

  Los europeos que vayan a este hermoso país que da dos cosechas por año obtendrán a su llegada un terreno en propiedad. Serán alimentados, alojados, bien vestidos y abastecidos de todo lo que les sea necesario para ellos, sus mujeres y sus hijos durante dos años y medio, y se les darán todas las herramientas de las que tengan necesidad para cultivar la tierra y para los diferentes oficios, así como todas las ayudas en caso de enfermedad. No se les pedirá ningún derecho ni impuesto, y que no se preocupen por sus creencias, se les pagará el viaje hasta Rochefort, desde donde se les transportará gratis a la Guayana, y ellos tendrán asistencia para su sostén durante el tiempo que estén en este puerto, y se les pagará por adelantado antes de embarcar la suma de 50 libras por familia compuesta por padre, madre y un niño, y diez libras por cabeza por cada hijo de más que haya en la familia, con el objetivo de poder proveerse de la ropa más necesaria para su viaje, durante el cual serán alimentados gratis, también se aceptarán los judíos.  
Paris imprenta de M D R

La última línea esta propaganda menciona la admisión de judíos. Con ello se trataba probablemente de animar el comercio de la zona, los judíos dominaban el comercio del Caribe pues estaban ya bien establecidos en la Guayana Neerlandesa o Surinam. En aquellos tiempos, en Alsacia y Lorena había más de tres cuartas partes de la población judía de Francia, y "más allá del Rin" la población judía era bastante importante, por ejemplo en Espira, en el Palatinado.

 

Una breve explicación del desarrollo del desastre

Turgot no vio necesario, como Gobernador de la nueva colonia, el estar presente. Todo el destino de la colonia fue abandonado a subalternos. Su delegado y representante oficial como Intendente General de la colonia fue Jean Baptiste Mathieu Thibault de Chanvalon, que sí que fue a residir allí.
Como primer punto de descontrol y precipitación de este proyecto hay que decir que la primera expedición, la que teóricamente debía preparar los sitios para recibir a los primeros colonos, debía partir el 1 de marzo de 1763 sin saber ni el lugar donde plantarían las tiendas en toda la extensión de sabanas y bosques de la Guayana.
Quien debía ir como cabeza de esta primera salida, Brûletout de Préfontaine, efectivamente salió el 1 de marzo, pero no de del puerto de Rochefort, sino de Paris. No pudo salir definitivamente, y esto fue el 17 de marzo de 1763, hasta que no consiguió respuesta a sus demandas para cubrir gastos: dinero para trabajos públicos, compra de ganado, preparación de terrenos, construcción de casas, comida, herramientas, etc. Llegó a Cayena el 14 de julio de 1763.
Una vez llegados hay dificultades de personal para comenzar los trabajos de construcción de los albergues de los colonos, y los antiguos colonos de la Guayana no quieren colaborar.
Chanvalon también tiene problemas de financiación para salir de puerto con los colonos, y la salida que debía ser el 1 de junio pasa a ser el 14 de noviembre. Salen 11 barcos con 1429 pasajeros y el 22 de diciembre llegan a la Isla de Cayena donde se encuentran con los 533 colonos que acompañaban a Préfontaine.
Tienen fuertes dificultades para llegar al destino que ya se habían marcado, Kourou, y alojar a todos los colonos. Además los antiguos colonos se niegan a construir las barracas por los nuevos colonos, es decir, a trabajar gratis para el Rey.

Las Islas de la Salud

 

Illes de la Salut

Illes de la Salut

 
He aquí las Îles du Diable o Îles du Salut donde, debido a no tener lugar para alojarlos, Chanvalon alojó e hizo esperar a miles de colonos; y donde posteriormente habría una penitenciaría (¿os suena Papillon?); islas que ahora hay que evacuarlas a cada lanzamiento de la ESA (Agencia Espacial Europea) pues se encuentran dentro de la trayectoria de lanzamiento de los cohetes Arianne desde Kourou.

Frente a las dificultades Chanvalon envía mensajes a Francia pidiendo que no salgan más expediciones. A causa de rivalidades con el anterior Gobernador de la Guayana, Antoine Jean-Baptiste Béhague, estos mensajes no salen de Cayena. El resultado es que el 19 de marzo de 1764 llegan 413 colonos y 1216 más por el mes de abril.
La indisciplina, la pereza, las epidemias y las rivalidades entre Turgot y Chanvalon hacen que donde debía haber 400 colonos hayan desembarcado 2300, y que debido a enfermedades, falta de suministros y viviendas la muerte se vaya haciendo sitio.
Se siguen enviando colonos pues hay que hacer limpieza de los campos de alojamiento (dépôts) de Saint-Jean-d'Angély (1) y de Rochefort. En marzo de 1764, y a pesar de los avisos de que no se hagan envíos, se envían 1308 colonos más. Estos llegan a Cayena sin útiles ni comida y con epidemias en la mayoría de barcos.
En Kourou ya se pierde el control de quién y cuántos llegan; estos envíos llegarán a la cifra de 9000 personas a finales de año (2) para las que no hay lugar ni alimentación y si ya se habían sublevado en Saint-Jean-d'Angély ¿que no debían hacer en la Guayana al verse estafados?
Hay desorden por todas partes, quien puede consume en un día lo que debería durar una semana y la desmoralización es extrema en unas gentes que dejaron unas tierras cultivadas para acabar encontrándose en medio de la nada.
 
Finalmente en Francia consideran que deben solucionarlo y en diciembre de 1764 Turgot llega finalmente a Cayena con toda una lista de instrucciones de acciones a realizar. Casi que por miedo y por terror no hace nada y lo único que hace es arrestar a Chanvalon. Se cuentan 918 supervivientes y 1143 fallecidos. Evidentemente no contaron muy bien pues sale una suma de 2361 personas cuando todo el mundo sabía que de Francia habían salido bastantes más.
Los colonos piden poder volver a Francia y finalmente Turgot accede. Vuelven a Saint-Jean-d'Angély a principios de 1765. Turgot marcha de Cayena el 5 de abril de 1765. Algunos colonos decidieron quedarse en Sinamary donde fueron absorbidos por expediciones posteriores; no quedó ningún vestigio de la colonización de Kourou.
 
Si es difícil el dar una cifra exacta de cuantos colonos llegaron a la Guayana lo es aún más encontrar cuántos regresaron a Francia. La cifra que se comenta en los diversos textos es de entre 2000 y 3000 personas. Personalmente pienso que la cifra de 2000 personas se acerca más, y a partir de ahí saldría una cifra de 7000 víctimas.
De todos aquellos colonos que volvieron de Cayena muchos llegaron a Francia enfermos y pasaron por el hospital antes de reincorporarse, por ejemplo los de Rochefort, al campo de Saint-Jean-d'Angély. Llegaron a Rochefort pasando antes por la Isla de Aix, Marsella, Nantes, Rochelle o Bayona.
Desde Saint-Jean-d'Angély muchos, 874 para ser más exactos, continuaron en 1767 la aventura hacia Sierra Morena como una de las soluciones del duque de Choiseul para deshacerse de ellos. Eran unas gentes que ya eran más que estorbo, engañados en sus esperanzas, sin trabajo y que ya se habían amotinado alguna vez. Algunos hacía más de 4 años que estaban allí parados esperando para embarcarse hacia la Guayana donde creían que estaba Eldorado.
Otros que no llegaron a embarcarse fueron devueltos a su origen. Entre 1763 y 1768 fueron devueltas a sus casas 2038 personas desde Saint-Jean-d'Angély, o quizá habría que decir que se intentó que volvieran porque algunos también se incorporaron, "invitados" o por su cuenta, a la llamada de Thürriegel; como por ejemplo los Hamer que después de salir de Saint-Jean-d'Angély estuvieron una temporada en Rochefort antes de partir hacia Sierra Morena, tal y como nos explica Adolfo Hamer en uno de sus trabajos, "La Carlota, apuntes para su historia".
 
En cuanto a algunos de los responsables de este intento de colonización una comisión posterior dictaminó para Turgot el exilio, y Chanvalon que estuvo detenido primero en La Bastilla y después en Mont Saint Michel, fue finalmente rehabilitado.
 
(1) En abril de 1763, a causa de una epidemia declarada en Rochefort, se decide trasladar el lugar de espera para embarcar a Saint-Jean-Angély, donde comenzarán a haber voluntarios o futuros colonos el 13 de mayo de 1763. Hubo varios lugares o "dépôts" donde los colonos esperaban para ser embarcados. El principal era Saint-Jean-d'Angély, llamado "entrepôt"; otros menores fueron la isla de Oléron, Cognac, Saintes, Saint Savinien, Taillebourg y otros. En Rochefort, el principal puerto de salida, curiosamente hubo desde 1761 unos alemanes que estaban allí esperando para ir al Canada. Otros puertos de salida fueron Marsella y Le Havre.
(2) La cifra exacta parece que no la conoce nadie. El libro "Precis Historique" del ministerio de Marina de 1842 cita ya diversas fuentes y cifras aunque opta por la de 9000; E. Daubigny en "Choiseul et la France d'outre-mer" nos da la cifra de 10416 personas en uno de los anexos; Pierre Thibaudault en el muy buen trabajo "Echec de la Démesure en Guyane" da también como aproximada la cifra de 9000 personas.

Añadimos una última observación para comprobar cómo valoraban este hecho de Kourou los fiscales del Consejo de Castilla. En su respuesta de 15 de mayo de 1767 a una de las consultas realizadas por Carlos III dentro de todos los trámites previos al inicio de la colonización de Sierra Morena (1) Campomanes y Moñino hacen el siguiente comentario en el sentido de que no es necesario correr pues algunos errores pueden ser irreversibles:
"Que la colazion de las poblaciones en temperamento saludable no la puede el Consejo desde aqui prevenir, ni fiarse tampoco de informes particulares, porque los Intendentes o Correxidores de quien pueda valerse se han de fiar de ajenas relaciones; y aunque se goviernen por las propias no estando en el modo de pensar, y sistema general no se acertara por mas que el celo del Consejo y aun el del Ministerio se esfuercen. Que cualquiera cosa que se yerra es de un daño inmenso; ya sea por la mala eleccion del parage, ya sea por la falta de economia que haga subir los gastos de los nuebos pueblo; o bien consista en el maltrato de los colonos desacreditandose de este modo el govierno para que otros no quieran venir como acaba de suceder a los franceses en la Isla de Acayena con los alemanes transportados a ella."
 
(1) En concreto en la "Real Resolución" de 26 de marzo de 1767 donde Carlos III aprueba la propuesta del Consejo de 28 de febrero de 1767 pidiendo concretar el terreno de cada pueblo en donde se deberían ubicar las Nuevas Poblaciones, como recibir y conducir a los colonos etc.

 

Esta web está permanentemente en construcción; muchas cosas todavía no están empezadas o están a medias. Si hay algún comentario agradecería un correo a "albert (arroba) fuentepalmera.org"